El dolor y la esperanza de un campesino de los Montes de María

con 2 comentarios

*Por Geovaldis González, campesino y defensor de los derechos de las comunidades rurales

Opds Montes de María.

Soy campesino de las altas montañas de los Montes de María, mi vereda está rodeada de agua dulce y una gran variedad de árboles y animales.  Es ahí en ese territorio biodiverso donde cada día me despierto y pienso en la cantidad de recursos y proyectos que llegan a nuestro territorio para el supuesto desarrollo. Miro cada gobernante que al final es el nuevo multimillonario del pueblo, del departamento o del país; veo como la justicia es cada día más débil o permeada por el poder económico y politiquero.  Con dolor me doy cuenta que la voz de los defensores y defensoras de los Derechos Humanos y del Ambiente se torna con menos eco y no porque no haya VOZ, sino porque nos están silenciando.

Cada día el poder económico adquiere más fuerza, los pobres somos cada vez más pobres y al campo lo hacen ver cada día menos productivo. Sin embargo, ahí estamos las comunidades campesinas, resistiendo, sembrando comida y produciendo agua.

Compañeros, compañeras campesinas. El calentamiento global ya está aquí, se intensifica y afecta nuestros productos agrícolas.  Nuestros territorios rurales pierden segundo a segundo su esencia, pues la minería, los monocultivos, los hidrocarburos son la columna vertebral para traernos un supuesto «Desarrollo», mientras tanto acaban con nuestras riquezas.  Mientras tanto los alimentos que producimos se enfrentan a la falta de apoyo estatal, las semillas se nos mueren por las intervenciones químicas y paquetes tecnológicos de los productos transgénicos. Nuestra fauna y flora son devastadas en segundos.

No tengo miedo de como silencian nuestras voces. Tengo miedo de una sociedad menos tolerante y mucho menos decidida a defender nuestros Derechos, de ver como nuestros jóvenes campesinos se ven envueltos y muchos sin retorno en la maldita droga, que los corruptos son premiados en las casas por cárceles, que la inseguridad desplaza pueblos enteros,  aterroriza familias, que nos absorbe el narcotráfico, que el presupuesto del pueblo solo se ve en las grandes haciendas, agroindustrias, latifundios, en las vías para la minería y el extractivismo, en las fincas y hoteles de nuestros políticos.

Me pregunto si llegarán las elecciones y elegiremos a los mismos con las mismos y caeremos redonditos en las afiladas espuelas de los que gobernarán y decidirán el futuro de nuestras montañas.

Aún estamos a tiempo, los buenos somos más y el pueblo es mayor que sus dirigentes.  Montes de María tiene toda una historia de lucha campesina, nuestros procesos sociales siguen vivos y fortalecidos, seguiremos caminando trochas y carreteras más firmes que nunca por nuestros derechos.

 

Es por ello que me pregunto que si las familias campesinas hemos logrado sembrar los campos de alimentos, ¿Por qué no podemos sembrar esperanza y justicia por nuestros territorios rurales en los corazones de los millones de colombianos?. 

Hay esperanza.

Fotos: Geovaldis González y archivo de la Corporación Desarrollo Solidario

 

2 Comentarios

  1. edoaremefecoy
    |

    http://mewkid.net/where-is-xena/ – Amoxicillin Online Buy Amoxicillin Online jba.klke.cds.org.co.krb.br http://mewkid.net/where-is-xena/

  2. javier
    |

    Este señor esta impedido por malos manejos cuando fue alcalda encargado de el carmen de bolivar, su madre usurpa y explota los biens lo que dieron para la gente de camaron. es un titere del gobernador el cual le llena la boca.

Dejar un comentario